Anuncio para el que quisiera enterarse

A los que me leen:

Hace tiempo que me llama mucho la atención escribir un libro de poemas, pero hace poco que comencé a sentir que ya es el momento indicado para emprender en este nuevo proyecto. Debido a eso, mi blog cambiará de formato por un tiempo. No sé cuánto tiempo, ni cuánto aguante obligándome a mantener mis poemas encerrados hasta que logre un proyecto completo y que me satisfaga, pero tendré que contenerme.

Por el momento, por este medio me dedicaré a compartirles más historias y menos poemas (aunque entremedio quizás comparta unas que otras líneas).

He estado escribiendo muchísimo últimamente y me disculpo por a veces dejar este pequeño blog un tanto botado de vez en cuando. Tengo varios poemas que me encienden y algunos en construcción en lo que yo llamo el ‘baúl de los escritos’ a los cuales quiero visitar y darles cariño para este nuevo proyecto.

Ya sean cinco o veinte los que me leen con frecuencia, les agradezco su cálido recibimiento a mis conjuntos de palabras que puedo llamar poesía. No dejaré de escribir. Me dedicaré a ponerle más empeño a las anécdotas, los pensamientos, y pequeñas historias (de las cuales también tengo varias dentro del baulcito ese) cuando necesite tomarme un descanso de la desenfrenada y vivaz manera en la que he estado dejando fluir la creatividad poética.

 

Con todo el desaforado amor del mundo,

Valentina Reyes

Para la próxima vida

No te enamores de mi sonrisa

ni de mis ganas de sentir la vida

No te enamores de mis caderas

que bailan al ritmo de tus pupilas

o de mis ojos que encuentran

a cada vuelta del planeta

una compañera pasajera

No pienses enamorarte

ni de mi manera de vivir el arte

ni de cuánto sé amarte

o de las travesuras que conmigo compartes

Te digo que no te enamores

de mis lágrimas que abrazan mis errores

o de como acaricio tus temores,

de lo mal que canto nuestras canciones,

ni lo bien que mi risa

combina con tus almohadones

Ya sé lo que de mí

te enamora en esta vida

Enamórate en vez y sin fin

de todo lo que pueda

llevarse tu alma en su partida


Valentina Reyesdesaforadamentelibre ©

Juego desbordado

Me tienes corriendo a paso desordenado

Cayendo como sol contra nublado

Hablando incoherencias a tono blindado

Me tienes, así como corremos, en este juego entrelazados

Pero no todo juego termina al ser finalizado

Tus caricias de mí he desabrochado

De mis labios tu piel he desatado

Y de mi corazón tu nombre he despegado


Valentina Reyesdesaforadamentelibre ©

Espérame

No pertenezco a este ahora

Este lugar me marchita

Deja un sabor a invierno perpetuo

No es mi vida, ésta

Aquella fue brevemente

Un casi gol en minuto noventa

Que te levanta, que te esperanza

Determinada a perseguir mi calor

Nos encontraremos al otro lado del reloj

En tu eterno pero breve mañana

Bajo la peligrosa tranquilidad de un cigarrillo

Y un sorbo de cerveza mañanera

Sin determinaciones, sin carreras

Buscaré en tu presente futuro

Mi futuro presente

Con olor a rosas bañadas

Rozadas por la vida que me falta

Un café endulzado

Con el primor de tu permanencia

Aguarda mi presente

Ya casi te alcanzo


Valentina Reyesdesaforadamentelibre ©

Y hasta que te fuiste

¿Te habré mentido

Si hoy cambiaron las cosas?

Quizás entonces

No me conocía

¿Te habré querido

Si ayer atrofié tus palabras?

Quizás anoche

Ya no lo sabía

Si habías sido

El hombre de mi alma

Cambié de casa

Y me fui por otra vía

Habrías sido

El que anoche me desvelaba

Pero esta mañana

Amanezco descansada

Te tuve un día

De todo el año que te tuve

Y por tu partida

Hasta me atrevería

A decir que nunca fuiste

Y hasta que te fuiste

El hombre que en mi vida

Encontró las llaves

Ni la puerta

Ni menos la ventana

Que a mi deseo entreabría


Valentina Reyesdesaforadamentelibre ©

Arritmias mentales y trastornos cardíacos

Prefiero insinuarte

Prefiero titubearte en mi mente

Sin que caigas en mi corazón

Sin dependencia

Como drogadicta consecuente

Que de su droga no depende

Solo que a distorciones mejor entiende

Solo sé de ti en mis suspiros

O cuando a veces te imagino

Y no siempre te siento

Frecuentemente te escucho

Pero nunca te quiero

Solo te apareces

A veces

Te necesito

Solo a veces

Pero no por necesitarte

Ni por quererte

Solo por querer tenerte

Quizás y temporalmente

Te encerré en mi mente

Y mi corazón desolado y dependiente

A veces toca la puerta

Qué sé siendo tan desconcierta

Dejando que mi mente lea

Lo que escribe mi corazón

Y se pierde tanto en su traducción

Que concretas incoherencias

Que crea mi conciencia


Valentina Reyesdesaforadamentelibre ©

Cortocircuito

Fue un cortocircuito que dejó réplicas que de vez en cuando sorprendían.

Qué cosa que una pequeña llama cause tal consecuencia.

Pero no fue solo la llamita,

Fue el aire aquella noche también.

Esa gran compañera que no conocemos

pero que cuando nos damos cuenta de su ausencia la extrañamos,

la que nos peina y despeina con sus caricias,

la que a veces se enoja y nos desordena los papeles,

y que a veces nos hace enojar y buscamos exhalarla.

Esa gran amiga con la que no podríamos vivir

pero que nunca nos hace caso

y que a veces es nuestra cómplice

y así lo fue esa noche.

Ella avivó la llama

y luego de su travesura se escapó,

dejándonos jadeando, apreciándola,

con la mente en blanco pues se llevó todo cuando se fue.

Se llevó las dudas, los temores, pero dejó la llama intacta,

la que ahora vemos bailar sobre la vela que iluminó nuestra energía

Y estuvimos

Y ahí quedamos

Y siguen las réplicas invitándome a volver a estar.

 


Valentina Reyesdesaforadamentelibre ©