Persiguiendo energías

Una mariposa se posó en mis labios,

Me dio a probar un néctar sabor libertad,

Me pintó de un rosa penetrante,

Un rosa que atrae miedos y pasiones,

Me vistió de atractivas vulnerabilidades,

Y me dejó volar en el ocaso

Sabiendo que bajo la luna me perdería

Persiguiendo energías

Como cleptómana de sentires

Y la luna encubrió mi fragilidad

Detrás de ojos color serenidad y pestañas juiciosas,

Destilada como un tequila más arriesgado de lo que parece

Me arropó sabiendo que me desnudaría

Pero no hacía caso ni su luz ni su bienvenida

Me escapé

Buscando el sol que a mis alas color daría


Valentina Reyes, desaforadamentelibre ©

Cortocircuito

Fue un cortocircuito que dejó réplicas que de vez en cuando sorprendían.

Qué cosa que una pequeña llama cause tal consecuencia.

Pero no fue solo la llamita,

Fue el aire aquella noche también.

Esa gran compañera que no conocemos

pero que cuando nos damos cuenta de su ausencia la extrañamos,

la que nos peina y despeina con sus caricias,

la que a veces se enoja y nos desordena los papeles,

y que a veces nos hace enojar y buscamos exhalarla.

Esa gran amiga con la que no podríamos vivir

pero que nunca nos hace caso

y que a veces es nuestra cómplice

y así lo fue esa noche.

Ella avivó la llama

y luego de su travesura se escapó,

dejándonos jadeando, apreciándola,

con la mente en blanco pues se llevó todo cuando se fue.

Se llevó las dudas, los temores, pero dejó la llama intacta,

la que ahora vemos bailar sobre la vela que iluminó nuestra energía

Y estuvimos

Y ahí quedamos

Y siguen las réplicas invitándome a volver a estar.

 


Valentina Reyesdesaforadamentelibre ©